Los beneficios del trabajo personal y la psicoterapia

Vivimos en una época en la cual la depresión es una de las enfermedades más presentes en el mundo, según la OMS:

  • La depresión es un trastorno mental frecuente. Se calcula que afecta a 350 millones de personas en el mundo.
  • La depresión es la principal causa mundial de discapacidad y contribuye de forma muy importante a la carga mundial general de morbilidad.
  • La depresión afecta más a la mujer que al hombre.
  • En el peor de los casos, la depresión puede llevar al suicidio.
  • Hay tratamientos eficaces para la depresión.

Y el diario El Comercio nos dice el día 14 de julio de 2014 que: De acuerdo con el informe del Ministerio de Salud, los casos -tanto de suicidio como de depresión- han aumentado desde hace 20 años. En el caso de depresión, en 1995 se presentaron 3482 casos. En el 2005 fueron 6107 y en proyección se prevé que para el 2015 habría más de 12000. Lo mismo ocurre con la tasa de suicidio por esta causa que en 1995 tuvo 850 casos y en el 2005 más de 2000.

Y la depresión es sólo un ejemplo de los trastornos afectivos que cada vez más pueblan nuestra vida, para leer más sobre ella puedes acceder aquí.

Esta pequeña reflexión es una invitación a cada uno de nosotros a pensar sobre nuestra vida, en el caso de la depresión ésta no se da de la noche a la mañana aunque tengamos esa impresión. Hemos de entender que la depresión que alguien padece el día de hoy se ha ido formando y generando desde hace mucho tiempo, más del que pensamos, y así mismo no hay terapias maravillosas que “quiten la depresión” de un día para el otro. Incluso el trabajo con fármacos, aunque pudiese ser beneficioso, no ayudará a que “se arreglen” nuestros problemas desde la raíz. Y en este punto es importante recalcar un aspecto fundamental de nuestas vidas y es el del sufrimiento, nosotros sufrimos por cosas concretas como la pérdida de un trabajo, el rompimiento de una relación o una relación difícil con nuestros hijos. De ahí que una pastilla, si bien puede darnos la sensación de estar mejor, no arreglará esos problemas concretos de nuestra vida y es ahí en donde entra el trabajo personal a realizarse siempre con un profesional de la salud mental. Se trata de hacer psicoterapia con alguien capacitado y formado y que además sea tan transparente y abierto para explicarle a la persona consultante cuál es su método y en que consiste el trabajo que van a realizar en conjunto.

El trabajo personal no es un camino fácil y muchas veces un terapeuta nos puede parecer malo porque nos enfrenta con una realidad que no queremos ver y tenemos mucho miedo de cambiar, sin embargo es importante entender que la psicoterapia es un camino a recorrerse que puede ser muchas veces muy duro y sentimos que nos estancamos o que retrocedemos. Por ello es necesaria la confianza con el terapeuta que hayamos escogido y de ser el caso manifestarle nuestro sentimiento de estar estancados y malestar. Muchas veces se cree que los psicoterapeutas pueden saber todo y ver a través de nosotros pero la realidad es que son primero personas como todos y luego han sido instruídos y se han formado según el método que hayan escogido, pero nunca serán adivinos o tendrán un poder especial para ver que es lo que nos está pasando.

Un requisito fundamental para que una psicoterapia sea existosa es el compromiso personal que la persona consultante tiene para cambiar su vida y estar totalmente convencido que su vida necesita un cambio. No podemos obligar a nadie a hacer un trabajo personal, aun cuando veamos que la vida de esa persona necesita un cambio. Muchas veces es necesario un proceso de introspección y reflexión que motiven a la persona por sí misma a tomar la iniciativa.

Como hemos dicho el trabajo personal y terapéutico es un camino que requiere muchas paciencia, compromiso y deseo de cambio, principalmente por parte de la persona consultante, no obstante el terapeuta también ha de trabajar sobre sí mismo y sus limitaciones, pues como dijimos más arriba, somos personas antes que ser psicoterapeutas. Nunca olvidar que la psicoterapia es un proceso de superación de uno mismo en el cual pueden aparecer muchas emociones contradictorias o incluso nosotros mismos nos podemosponer como obstáculos ante lo que aspiramos alcanzar.

Algunos de los beneficios que más podemos recalcar de la psicoterapia o el trabajo personal, son el bienestar que sentiremos al haber confrontado nuestros miedos, el aprender a hacernos cargo responsable de nuestras emociones y empezar a ser agentes de nuestra vida sin la sensación de estar faltos de libertad y sin hechar la culpa a los demás por nuestras desgracias. Seremos así más conscientes, más responsables de nuestra vida y las tensiones que tengamos a futuro las podremos sobrellevar mejor, pues habremos hecho un camino de autoconocimiento y reflexión.