La psicoterapia más allá de diagnósticos y trastornos

Cuando pensamos en Psicología y Psicoterapia tendemos a creer que estas disciplinas estudian y elaboran modelos de aproximación a los fenómenos conductuales y a los desórdenes o trastornos mentales, olvidando que la Psicoterapia puede ser el espacio para potenciar capacidades aún no conocidas de nosotros mismos. En Psicoterapia no se busca solamente aliviar un síntoma o arreglar a una persona porqué está “enferma”. Está más que sabido que es únicamente a través del cambio y de las crisis que las personas podemos crecer e irnos conociendo más y así aprender a aceptar mejor nuestra vida.

Es por eso que la Psicoterapia no es únicamente una herramienta o un conjunto de técnicas a aplicarse para “corregir” un comportamiento erróneo o para modificar un tipo de pensamiento que nos lleva a tener problemas. Una de las principales tareas del terapeuta es promover un crecimiento dentro del proceso terapéutico, ya que para poder cambiar es necesario crecer. Pero este crecer no es necesariamente algo visible o medible, sino que se trata de un mejoramiento en nuestras relaciones con los demás y la relación con nosotros mismos, en una aceptación de nuestras limitaciones, en un encuentro con lo que queremos hacer en la vida y en definitiva este crecer es ponernos en consonancia con la vida que hemos escogido vivir.

Es lamentable que la Psicoterapia y a la Psicología estén llenas de tabúes, ya que nos es bien conocido que las personas no se sienten a gusto hablando de su Psicoterapia en público con otras, y esto es hasta cierto punto bueno, pues hacer psicoterapia es entrar en la intimidad de uno mismo y eso es algo que tendemos a cuidar mucho, sin embargo el estigma “ir al psicólogo, igual loco” aún sigue en pie en nuestra sociedad. Quizá por la apróximación fonética con la Psiquiatría, quizá por ignorancia o incluso por facilidad.

Hacer Psicoterapia es una tarea árdua tanto para el terapeuta como para la persona que llega a nuestra consulta. Muchas veces los problemas o los estancamientos en nuestra vida no responden a una enfermedad o a un déficit, sino a la falta de encuentro con uno mismo y con el establecimiento de límites. En el trabajo psicoterapéutico se potencian las habilidades para que la persona pueda ir gestionando sus propios recursos personales y que sea capaz de ir tomando decisiones que tanto quiere pero por alguna razón (la que le trae a la consulta) no puede. Lo que más nos cuesta a los seres humanos es cambiar, a veces nuestra comodidad nos lleva a conformarnos con la vida que llevamos, sin embargo no estamos del todo a tono con nuestra vida y proyectos y es en ese momento en que un cambio es necesario. Cambiar no significa perderlo todo, es más bien un perder algo para ganar mucho. Ese ganar puede ser una nueva experiencia, una relación de pareja más satisfactoria o el encontrar un trabajo que nos llene más en nuestro día a día.

Muchas veces la vida nos exige más de lo que podemos manejar y es ahí donde también puede ser necesaria una Psicoterapia, por ejemplo una situación laboral la cual nos desborda por no sentirnos preparados y de todos modos haberla aceptado. Eso genera que no estemos seguros de lo que estamos haciendo, igualmente puede ser que poco a poco vayamos sintiendo varios síntomas de estrés como el no dormir o el estar excesivamente irritables o fatigados, llevándonos a que descuidemos nuestras relaciones interpersonales y que también dejemos de hacer cosas que nos gustan en nuestro tiempo libre. Y todo ello quizá, por no saber poner límites a nosotros mismos o a los demás y también por una dosis de excesivo orgullo y amor propio.

Acudiendo a Psicoterapia podremos juntos generar un cambio para esa situación aprendiendo a poner límites, pero primero veremos que es lo que nos evitó poner esos límites y analizaremos los detonantes de dicha situación. El cambio puede venir por un acalaramiento de nuestras decisiones y de lo que queremos.

Hay muchas razones para asistir a Psicoterapia y hay muchos psicoterapeutas y lo más importante es que encontremos la persona adecuada en la que confiemospara poder junto a ella trabajar esos puntos que no vemos y son los que nos llevan a caer en situaciones que nos desgastan y nos causan malestar. La psicoterapia no es ni puede ser sinónimo únicamente de “tratamiento”, es mucho más que eso, es el acermaiento con la realidad de uno y el mundo que tiene.