¿Cómo afecta el cáncer a la relación de pareja y cómo puede ayudar la terapia?

¿Cómo afecta el cáncer a la relación de pareja?

En el tratamiento del cáncer, la sexualidad suele ser un tema muy descuidado por médicos y pacientes. Éstos últimos usualmente no lo tienen tan presente, pues están muy preocupados con el modo en que la enfermedad seguirá su curso y temas como la muerte se tornan muy presentes. Sin embargo, después de un tratamiento oncológico las consecuencias en el aspecto sexual son muy fuertes.

Resulta fundamental tomar en cuenta que es la propia sociedad la que se encarga de convertir en tabú un tema tan importante dentro de la vida de la persona, más aún si esta padece una enfermedad. Lo que ocurre entonces, es que a pesar de que el asunto se descuide y la pareja deje de prestarle atención, estará presente de una u otra manera.

Sobre el los efectos fisiológicos y emocionales del cáncer

Después de atravesar un cáncer el sistema se ve comprometido fisiológica, anatómica, funcional y emocionalmente. El sentimiento de seguridad de aquellas personas que han sido sometidas a quimio y radioterapia, y pierden su cabello, inevitablemente se verá minado. Una mujer que ha atravesado una extirpación de ovarios puede experimentar falta de lubricación,  dolor como consecuencia de la operación y molestia durante el acto sexual. Asimismo, aquellas pacientes que han padecido de cáncer de seno, y han sufrido la amputación del mismo, experimentan un cambio drástico en su imagen corporal, su identidad se conmociona y la seguridad en su rol – femenino y sexual - se ve claramente afectada. Algo similar ocurre en el caso de pacientes hombres con cáncer de próstata.

Uno de los factores que se ven afectados por el cáncer es la autoestima, que se encuentra íntimamente ligada al propio cuerpo. Es el cuerpo el que va conformando poco a poco quien somos y es, por excelencia, el modo inicial en que el otro nos conoce. Desde el cuerpo biológico se genera lo que se conoce como imagen corporal, que es el concepto que cada uno tiene de su tamaño, forma, estructura y los sentimientos asociados a esto. La imagen corporal es una parte de la identidad personal y está ligada al sentimiento de sentirse o no atractivo.

Por ello, cuando se produce un cambio radical en la imagen de la persona que ha sufrido cáncer,  el concepto corporal que la persona tenga sobre sí misma afectará  de manera directa a su vida sexual. Ante todo, la pregunta por la autoestima y la estima del otro surge desde el momento en que el cuerpo ha cambiado.

Una de las maneras en que se manifiesta todo esto es en el aislamiento frente a la pareja. La persona siente vergüenza, no se siente completa y le es sumamente complicado el tener una relación sexual satisfactoria, a pesar de que la relación vaya bien. Esto puede derivar en una serie de conflictos a posteriori, como el miedo a ser visto o tocado por el otro; señales que indican que una intervención terapéutica resulta fundamental.

Sobre la terapia de pareja cuando uno de los miembros padece cáncer

El recibir ayuda de un especialista en terapia de pareja cuando se presentan todos o algunos de los síntomas mencionados anteriormente, es necesario y cuanto más temprano mejor.

En la terapia de pareja, cuando el cáncer ha afectado a un miembro, es necesario realizar un ejercicio informativo con el fin de, poco a poco, romper las barreras que le impiden a la persona hablar libremente de su malestar y  estar bien con su pareja.

A la vez, es de suma importancia trabajar en el sentido de vergüenza y el sentimiento de mutilación que queda en la persona afectada, e iniciar un proceso de restitución de la imagen corporal, para finalmente alcanzar la etapa de aceptación y adaptación a la nueva situación. Asimismo, resulta fundamental detectar el modo en que la espontaneidad que la pareja tenía antes de la enfermedad se ha visto afectada y ofrecer a los pacientes herramientas para retomar una dinámica saludable.

La terapia de pareja en este tipo de situaciones requiere de un trabajo conjunto de sus miembros, para lo cual el especialista promueve el diálogo abierto, el desarrollo de un espacio para poder hablar de los temas tabú, la discusión en torno al miedo a ser rechazado que la persona afectada de cáncer puede sentir, o el no sentirse atractiva para el otro. Cuanto menos se hable o se calle un tema tan central como la sexualidad, mayor será el problema dentro de la relación de pareja.